Entradas

El mito de la autorrealización y la eterna tensión entre seguridad y desarrollo

A veces usamos y abusamos tanto de los conceptos que los acabamos desvirtuando, pervirtiendo o adulterando y dejan de servirnos para el fin que fueron creados. Uno de esos conceptos es el de la autorrealización personal, a veces dotado de un aire de grandilocuencia y misterio que nos hace pensar en algo inalcanzable, reservado para unos pocos. Sin embargo, realizarse como persona es el propósito que todos compartimos y lo que nos hace sentirnos felices, en el sentido de plenos. Quizás el problema es que hemos complicado lo que significa, en qué consiste y cómo lograrlo, especialmente, lo hemos convertido en un fin, cuando en realidad es un camino que comienza el día en que llegamos a este mundo y finaliza el día en el que nos marchamos. Y ese camino se caracteriza por expresar en nuestros actos a la persona que verdaderamente somos (valores, pasiones, aspiraciones, talento), realizando aquello que nos apasiona, que nos hace vibrar, nos produce satisfacción, nos hace sentirnos orgullosos, por sentir que somos parte del mundo, que tenemos un lugar en el que merece la pena ocupar y estamos ocupando. La traducción a actividades concretas ya es una cuestión de elección personal, pero sea la que sea, si te hace sentir y te posibilita todo lo anterior es que estas en modo realización. Habrá días que no lo sientas, porque la autorrealización no es un estado estático sino dinámico, lo importante es tomar decisiones para vivirlo el mayor tiempo posible y disfrutar de la sensación de conjunto que conlleva: espontaneidad, confianza, libertad, creatividad, expresividad, tranquilidad.

La cuestión de cómo hacerlo es la dinámica de la vida, la que siempre ha estado ahí, no hace falta inventar nada nuevo. Para realizarse hay que desarrollarse, para desarrollarse hay que aprender, y para aprender hay que experimentar y reflexionar sobre dicha experiencia, día a día, paso a paso. El desarrollo es un descubrimiento que surge a partir de la experiencia, se produce en el vivir y no en el planificar para vivir. Y es una cuestión de elecciones continuas acerca de lo que nos enriquece, lo que nos hace bien, lo que nos permite avanzar en la senda que hemos elegido, no aquella que nos han marcado, consciente o inconscientemente, con más o menos presión externa. Para saber lo que nos enriquece, lo que nos hace bien, lo que nos permite avanzar solo existe un conocimiento adecuado: el autoconocimiento. Nadie más que nosotros es experto en si mismo, para elegir sabiamente hace falta tener desarrollado un fuerte criterio propio y éste solo nace del autoconocimiento, las decisión consciente y la puesta en acción de dichas decisiones.

El desarrollo, la realización personal es una necesidad que se siente y que te impulsa a ir más allá de donde estas en cada momento de tu existencia. Ahora bien, todo ir más allá implica un reto, nuevos aprendizajes, cambios y esto siempre desata nuestros miedos y pone en jaque el resto de nuestro sistema de necesidades. ¿Cuántas veces has sentido que has completado una etapa y que te hace falta algo más? ¿Cuántas veces te preguntas y ahora qué, cual es el siguiente paso? ¿Cuántas veces has experimentado ese deseo de lograr algo y a la vez el miedo a perder lo ya logrado?  o quizás ¿Qué hago aquí? ¿los próximos 10 años van a ser iguales? Todas estas preguntas nacen de esa inquietud interna por desarrollarnos, por evolucionar, por realizar en el mundo aquello que queremos ser y queremos ver. Y unidas a ellas surgen otras ¿Qué me está impidiendo avanzar? ¿Qué me detiene? ¿A qué me estoy resistiendo? ¿Por qué me estoy conformando? ¿Cuáles son las opciones, y sus consecuencias? ¿Por qué me cuesta tanto tomar la decisión, iniciar el camino?

A nadie le sorprenderá que ahora hable de la resistencia y el miedo al cambio. Mucho se ha escrito sobre el tema, en este blog puedes leer varios artículos al respecto, y, sin embargo, sigue siendo una ecuación sin resolver. Y esta ecuación tiene dos incógnitas, que actúan como dos sistemas de fuerzas internas opuestas, como ya señalaron entre otros Maslow y Kurt Lewin:

fuerzas defensivas o frenadoras: representadas por nuestras necesidades de seguridad, de pertenencia, de aceptación que desatan emociones de miedo a perder lo que tenemos, miedo a quedarnos solos, miedo a la pérdida de control, miedo a la incertidumbre de lo que nos depara el futuro, miedo a la libertad del ser, a la autonomía y la responsabilidad que todo ello implica. Todo ello activa nuestras actitudes defensivas y reactivas y nos hace apegarnos al pasado, al estatus quo.

fuerzas desarrollativas o impulsoras: representadas por nuestra necesidad de mejorar, avanzar, aprender, ser autónomo y libre en nuestras decisiones y acciones, de confiar en el mundo como un lugar idóneo para nuestra realización personal. Estas necesidades activan nuestras actitudes de apertura y proactividad.

La ecuación solo se resuelve despejando las incógnitas, es decir, ayudando a la persona a minimizar las amenazas para su seguridad, necesidad de aceptación, etc, y también el placer de la seguridad y la comodidad, a la vez que se maximizan los beneficios del desarrollo y se minimizan sus riesgos.  Un proceso de desarrollo es un continuo de situaciones-experiencias en las que la persona se ve compelida a elegir entre mantenerse seguro en un entorno controlado y ser más dependiente de él, o lograr mayores cuotas de autonomía, independencia, libertad y nuevos niveles de desarrollo. En dicho proceso habrá momentos de ansiedad, miedo, duda, incertidumbre y todas sus emociones desagradables asociadas. Habrá también resultados no queridos, no deseados, contratiempos, pero también habrá momentos de satisfacción, de gozo, de orgullo, y la experimentación de otras emociones positivas. Si logramos minimizar las primeras y utilizarlas para aprender, y maximizar las segundas y emplearlas para coger el impulso y seguir aprendiendo nos afianzaremos en el camino de la realización.

Lo que si es preciso tener claro por toda persona que decide embarcarse en vivir realizándose, y de aquellas que decidimos contribuir a ello a través de un acompañamiento profesional, es que lo que produce satisfacción y gozo para las personas es diferente y que el grado de intensidad de las necesidades de seguridad vs. desarrollo de las personas también es distinto: no podemos convertir, ni ella misma convertirse, a una persona 80% reactiva en 80% proactiva, a lo sumo podrá reducir su reactividad hasta su máximo potencial y desde ahí lograr los niveles de desarrollo deseados para ella. Nuestra mejor aportación es ayudar a las personas a conocerse y aceptarse, decidir sin miedo, a ampliar sus opciones, a clarificar sus necesidades, aspiraciones y capacidades, y a liberarse de las presiones externas (directas o indirectas, conscientes o inconscientes) que le impiden elegir con libertad y autonomía según su criterio o sabiduría interior.

Con independencia de la tendencia natural de las personas, más inclinada a la seguridad o el desarrollo, hay algo que todos compartimos y que se revela de capital importancia en el camino de la realización: mientras nuestras necesidades de seguridad, afecto, reconocimiento (en la concreción y grado que las experimentemos) no estén satisfechas nuestro organismo tenderá de formar prioritaria a satisfacer éstas en lugar de las vinculadas al desarrollo. Y todas esas necesidades de seguridad se satisfacen en las relaciones con los demás, de ahí la importancia de crear relaciones que aporten el fundamento seguro ( seguridad, afecto y aprecio) para impulsar el desarrollo y la realización. Esta es una de las claves de la metodología de mentoring que llevo año desarrollando y que describo en mi último libro “Mentoring, un modelo de aprendizaje para la excelencia personal y organizacional”, entendiendo por excelencia vivir de forma constante en el camino del desarrollo y la realización personal.

Al final la decisión entre seguridad y desarrollo es una decisión entre apostar por complacer a los demás para obtener su afecto, reconocimiento y la seguridad que nos proporciona contar con ello, o apostar por nuestro propio yo, nuestra propia forma de estar en el mundo aunque no sea la deseada por los demás. En cada SI y NO que pronunciamos se encierra este conflicto de elección, una batalla que luchamos cada día sin darnos cuenta y que, sin embargo, define y condiciona toda nuestra vida.

Son muchas las personas que me consideran valiente porque lucho por ser yo, porque me he enfrentado a muchas situaciones o personas defendiendo mi postura a pesar de sufrir la desaprobación, rechazo, crítica, y algunas cosas peores. No digo que esto no me afecto o duela, pero es que la posibilidad de desaprobarme a mi misma, de rechazarme a mi misma es más dolorosa que cualquier otra. El día que descubrí que mi necesidad de autonomía, poniéndola en porcentajes, es de un 90% y que esto es representativo del 1% de la población, comprendí que para mi ser valiente no era una elección sino una forma de vida incrustada en mi ADN. Desde ese día admiro, si cabe aún más, a todas las personas que se enfrenta a la batalla del desarrollo porque para ellas elegir entre seguridad y autonomía probablemente es mucho más difícil que para mi, donde el margen de duda es del 1º% . Eso no quiere decir que yo no tenga que librar la batalla día a día también, pero las armas son diferentes y eso también explica muchas cosas. Si además añadimos que he tenido la suerte de contar con el fundamento seguro desde muy pequeña, y he sido consciente de lo que eso ha significado en mi vida, el camino de mi realización personal creo que ya estaba escrito: acompañar a otros para que puedan tener la suya.

En ese camino busco formar mentores y mentoras que sean guías óptimos del desarrollo de otros. Personas a la vez optimistas en cuanto a las posibilidades de desarrollo de las personas y realistas en cuanto a la existencia e influencia de las fuerzas frenadoras que lo amenazan. Personas que saben comprender unas y otras y darles el espacio y el tiempo necesario para lidiar la batalla en favor de la realización. Personas conscientes de todo lo que ello implica y responsables de ejercerlo con el máximo respecto a la persona, a sus decisiones, aspiraciones, conflictos y necesidades. Como señalo Maslow “el desarrollo solo puede surgir de la seguridad”, por ello cuando las defensas son rígidas no hay que romperlas a toda costa, hay que ser paciente, amoroso, comprensivo para posibilitar que se vayan debilitando poco a poco a través de una relación que aporta precisamente eso que la persona necesita para derribarlas: seguridad, comprensión, aceptación, afecto, conexión, aprecio, reconocimiento de su valía como ser humano único, junto con las dosis adecuadas de reto, estímulo, esperanza e inspiración.

No podemos obligar a otros a desarrollarse, solo podemos incitarlos, evocando sus fuentes de satisfacción (motivaciones), haciendo emerger su fuentes de poder (capacidades y recursos), y reduciendo sus miedos y ansiedades. La clave de todo proceso de desarrollo es saber detectar y ayudar a satisfacer las necesidades pendientes (seguridad, confianza, afecto, reconocimiento, pertenencia), para enfocar el camino de la autorrealización. Un camino que no tiene porque realizarse en soledad, el autoconocimiento no solo surge de la introspección, en las relaciones con los demás es donde más aprendemos sobre nosotros mismos. La gran paradoja de mi vida es que ayudando a otros a conocerse, aceptarse, comprenderse, realizarse estoy aprendiendo mucho sobre mi misma y ese aprendizaje lo puedo volcar también en los demás. Esto es lo que yo llamo el círculo virtuoso del mentoring, que probablemente sea el círculo virtuoso de la humanidad, y la esencia última de la realización.

Mentoring, una nueva forma de educar

El objetivo de la educación es lograr el pleno desarrollo de la persona en la sociedad. El problema, que quizás estamos arrastrando desde hace siglos, es concebir al ser humano al servicio de los intereses sociales, que al final se acaban convirtiendo en intereses políticos y económicos de unos pocos. Y esto, poner delante unos intereses que siempre son partidistas, ha acabado desnaturalizando el verdadero fin y propósito de la educación. Y, lo que es peor, está deshumanizando a la persona, acabará deshumanizando a la sociedad y, al final, el no logro del pleno desarrollo personal acabará pasado factura a todos, incluidos aquellos que lo quieren dirigir en base a sus intereses.

El pleno desarrollo es algo muy personal, único, con infinitas posibilidades de forma. Como decía Hegel, el pleno desarrollo supone convertirse en un ser humano que siente, sabe y lucha por ocupar el lugar que quiere en el mundo. Y esto es una decisión personal e intransferible que depende de quienes somos y dónde estamos, no podemos olvidar que nos desarrollamos dentro de un entorno social y queramos o no condiciona, lo que no significa que determine. Ahora bien, ocupar nuestro lugar en el mundo es un proceso de construcción y transformación, personal y social, que exige libertad de ser y responsabilidad para serlo.

Como describo en mi libro Mentoring, un modelo de aprendizaje para la excelencia personal y organizacional”, el pleno desarrollo es poder expresar nuestro potencial y lograr nuestras metas, y hacerlo de acuerdo a nuestro propósito vital y a nuestra esencia, es decir, a nuestra manera, alineados con quien somos y con lo qué queremos (personalidad, valores, capacidades, motivaciones, aspiraciones, necesidades…). Claro está que esto incluye valorar también en qué entorno estamos, qué podemos y no podemos hacer, porque queramos o no el entorno marca límites, aunque también provee de muchas oportunidades para expresar el potencial y lograr metas. Saber manejar esos límites y oportunidades será nuestra gran batalla en la vida, pero es una batalla que merece la pena librar.

Este es el verdadero sentido de la educación como instrumento de intervención para optimizar los procesos de aprendizaje, cambio y desarrollo de las personas, que son la vía para el pleno desarrollo. Sin embargo, esa intervención no puede ser directiva sino orientadora, porque la primera lastra la libertad y responsabilidad, despersonaliza la educación, la deshumaniza, la robotiza, la infantiliza…. La función de la educación debe ser guiar a la persona en el camino de su autorrealización, es decir, para que sea lo que mejor pueda ser. Este tipo de educación centra el aprendizaje en el autoconocimiento, el descubrimiento del propósito o vocación, el establecimiento de metas, la autorregulación y la autonomía, la experimentación y el aprendizaje a través de la experiencia utilizando la metacognición, por ello es incompatible con estilos directivos, que son los que desde hace ya muchos años inundan los sistemas educativos, empresariales y sociales.

Estamos en la era del aprendizaje y, por ello, la educación, además de responder a su fin universal, debe proporcionar nuevos modelos de aprender acordes a las demandas de un entorno cada vez más cambiante y complejo. El rol de profesor, orientador, tutor, padre/madre, educador debe transformarse en el de guía del aprendizaje, incorporando en su repertorio de habilidades las asociadas a la metodología del mentoring que describo en mi libro.

La era del aprendizaje

Estas habilidades están asociadas a lo que denomino inteligencia relacional y conversacional, sin olvidar por supuesto, un profundo conocimiento del ser humano, de su funcionamiento interno y externo. En esta concepción de la educación y el desarrollo el mentor se concibe como un nuevo agente educativo con 10 roles o funciones clave:

1.-Un constructor del fundamento seguro. Como señalo Maslow, para que una persona pueda desarrollarse y autorrealizarse es necesario que tenga cubiertas sus necesidades de seguridad, aprecio, vinculo y respecto, y estas necesidades se satisfacen en nuestras relaciones con los otros. En nuestra metodologia de mentoring enseñamos a los mentores a crear relaciones que permitan a las personas encontrar la seguridad para explorar y la inspiración para ir más allá.

2.- Un explorador apreciativo del potencial, sabiendo hacer emerger a la vista de su mentee o alumno aquellas capacidades que le hacen único y que le sirven para alcanzar el logro de sus metas. Guiar el autoconocimiento desde lo que nos aporta valor y confianza, y lo que es estratégico para el logro de nuestras metas, generando la energía necesaria para afrontar los esfuerzos, obstáculos y emociones consustanciales a todo proceso de aprendizaje, cambio y desarrollo.

3.- Un evocador de la grandeza del ser humano, de sus mejores recursos, de sus aspiraciones, en definitiva de su núcleo positivo y de su potencial, para hacerlo crecer y que le ayude a lograr sus metas. No se trata de aportarle toda nuestra experiencia y sabiduría para sustituir la suya, sino de extraer la que ya posee y de ayudarle a crear una sabiduría propia. Evocar las verdaderas motivaciones de cada persona es la única estrategia viable de superar la ambivalencia sobre el cambio, los bloqueos e impulsar la acción y logro de metas. El mentor no es un motivador sino un despertador de la motivación del mentee.

4.-Un focalizador de metas, alguien que ayuda a la persona a definirlas con claridad y precisión, desde sus necesidades, valores y motivaciones, en coherencia con sus capacidades actuales y potenciales, aprovechando las oportunidades del entorno. Un mentor actúa como un faro, manteniendo en el camino del objetivo a su mentee, recordándoselo cuando se desvía, distrae o decaen las fuerzas, haciéndole ver oportunidades para lograrlo, así como los avances alcanzados.

5.- Un guía de aprendizaje para lograr que el mentee adquiera las capacidades y el hábito de autodirigir su aprendizaje. Un guía es un acompañante en el camino de aprender, que tiene en cuenta tus necesidades, que no impone sus criterios, el lugar a donde ir y la forma de recorrer el camino, sino que acepta de forma incondicional positiva quien eres y lo que quieres, y te ayuda a hacerlo realidad identificando estrategias efectivas. Alguien que se adapta a a tus ritmos, que comprende de forma plena la vivencia interna del proceso de aprendizaje, las emociones que se experimentan, las dudas, las recaídas, y que actúa como una red que te sostiene y una palanca que te impulsa.

6. Un catalizador del cambio que ejerce como factor mediador en tu   proceso de desarrollo, interviniendo solo cuando es estrictamente necesario para inspirarlo, impulsarlo, desbloquearlo, o apoyarlo, y que se mantiene como observador activo y acompañante cuando tu tomas las riendas. Aporta una alianza, un recurso, una reflexión, una experiencia, una conexión, una oportunidad, una opción, en el momento preciso en que tu proceso lo requiere para seguir avanzando.

7.- Un conversador reflexivo, que te escucha con profundidad e interés para comprender tu mundo interno, tu interpretación del mundo externo, cómo vives tus experiencias y cómo aprendes de ellas. Un formulador de preguntas certeras, esas que amplían el pensamiento, la visión, las opciones, que provocan cambios y te hacen evolucionar. Un mentor es una facilitador de la reflexión para tomar decisiones más efectivas.

8.-Un mediador metacognitivo que nos enseña, a través de la conversación que mantienen con nosotros, como mantener una buena conversación con nuestra mente. Ese tipo de conversación que nos ayuda a aprender sobre nosotros, sobre los demás, y sobre nuestras experiencias. La metacognición es una habilidad mental soportada por un diálogo deliberado, consciente y reflexivo que nos aporta las claves para aprender de manera más optima: establecimiento de metas de aprendizaje, planificación y estrategias de aprendizaje, uso de la información, monitoreo y auto-evaluación. Entrenar de forma constante esta habilidad favorece la agilidad en el aprendizaje o learning agility, una competencia básica en nuestros días dada la velocidad de los cambios.

9.- Un antropólogo sistémico y guía comunitario. Conocer las oportunidades y límites para la acción dentro de un contexto dado es una pieza clave para el desarrollo del potencial y el logro de objetivos. Aprender a detectar unos y otros, no es algo que se logra de forma fácil y rápida, cuesta años de práctica al través del sistema ensayo y error. La intervención de personas más expertas del entorno, no sólo facilita, sino que acelera el aprendizaje. Esto ocurre porque esas personas más expertas ya tienen adquirida la habilidad de detectar los límites y oportunidades del entorno, y pueden compartirla, enseñarla y transferirla a los nuevos que llegan, lo que sin duda ahorra grandes cantidades de tiempo y muchos posibles errores.  Para aprender a movernos en nuevos y diferentes entornos nada mejor que un guía afianzado en los mismos. A mayor número y diversidad de entornos en los que interactuemos con soltura y efectividad, más oportunidades de aprender, desarrollarnos y lograr nuestras metas.

10.- Una fuente de inspiración y modelo. Las obras de los demás han sido desde antiguo una fuente de inspiración que ha servido para activar la chispa del progreso, la evolución, la innovación, y las mejores capacidades del ser humano. La especie humana ha aprendido en una buena parte a través de modelos, de referentes. Tenemos una capacidad imitativa incrustada en nuestro cerebro, gracias a las neuronas espejo, que nos ha servido para aprender por observación. Los modelos inspiran con sus actos, más que con sus logros, porque en sus actos revelan cualidades de grandeza, de superación personal, que no solo despiertan las nuestras sino que también nos sirve de referencia en el desarrollo de habilidades. La educación debe basarse más en el ejemplo que el discurso.

Un modelo educativo de estas características proporciona el entorno necesario para que brote y se multiplique el talento, para que las personas puedan desarrollar toda su potencialidad y ser felices. Personas realizadas son personas con un alto nivel de compromiso y aportación a la sociedad. El mentoring en la educación puede contribuir a una determinada manera de vivir como individuo y como miembro de una sociedad, que nos beneficia a todos.

Como ya postuló Abraham Maslow, debemos romper con el ideal del ser humano adaptado y sin problemas y recuperar el ideal del ser humano pleno y viviendo en toda su grandeza.